post8

Sormenarekin lotutako lanari ekitea ez da beti erreza. Behin jarrita, ordea, bada puntu bat zeinetan lana, nolabait, desagertu egiten den. Esango nuke indibiduoa bera ere desagertzen dela. Jarduerarekin sentitzen den batasuna hain da erabatekoa testuinguruak izateari uzten diola; indibiduoak berak ez du horren kontzientziarik, egiten ari den horretan buru-belarri dihardu; egiten ari den hori da, esango luke maisu japoniar ilezuriren batek. Hala bizi dut nik behintzat.

Wikipediaren esanetan, jarioa (ingelesez flow) egoera mentala da; hartan, pertsona zeregin jakin batean murgilduta dago. Bere ezaugarriak dira energia bideratzearen sentipena, guztizko inplikazioa eginkizunarekin eta arrakasta. Hori guztia ekintza martxan dela sumatzen da.

Historian idazle, artista, filosofo zein zientzialari askok egin dio jario-egoerari erreferentzia, era batera edo bestera. Halere, kontzeptua abizen ahoskaezina duen psikologo batek erabili zuen lehen aldiz 1975ean. Haren arabera, ondoko osagarriak ditu:

1. Helburu zehatzak.
2. Kontzentrazio handia atentzio-esparru murriztuan.
3. Feedback zuzena eta berehalakoa.
4. Gaitasun-mailaren eta erronkaren arteko oreka.
5. Ekintza saria da bere horretan.

Eta beheko emaitzak:

1. Norbere ezagutzaren sentipenaren galera.
2. Denboraren zentzuaren distortsioa.
3. Zereginaren gaineko kontrola izatearen irudipena.
4. Zereginak pertsona bereganatzen du.

Askotan bizi dut egoera hau. Sortze-prozesuak errealitatetik bereiztea eskatzen du, arau eta parametro berezi batzuekin dantza egitea, kanpo geratzen den guztia tarte batez ahaztea. Denborarekin, jarioak mendeko egiten zaitu. Jariorik gabe ez dago ganorazko sormenik, eta diseinatzaileak hura behar. Baita musikariak, poetak, astronomoak eta, oro har, urrun bizi diren gizaki horiek guztiek. Eta jariomendekotasunak tratamendurik ez.

Jarioa atzematen aritzea emozionalki astuna da. Neurri bateko egonkortasuna ezinbestekoa da; albokoarekin haserrea izan eta jarraian jario-egoeran sartzerik ez dago. Hasieran esan bezala, sormen-lanari ekitea ez da beti erreza, eta jariora iristeko lehen urratsa lanean jartzea da. Prokrastinazioak tentatuko ez bagintu!

Guruek diote jarioa orainari kateatuta dagoela. Gorroto ditut guruak, baina arrazoi dute horretan. Jario-egoeran ez dago unea bera ez denik, eta une guztiak dira bera. Denboraren joatea anekdota hutsa da. Proiektu batean zeharo barneratuta egon ondoren goizak aurkitzen gaituenean, aurreko gaurik ez da egon. Proiektu bat egon da, haren hizkuntza, haren unibertso propioa eta kafe dezente, baina ez besterik.

Guruak dira, era berean, jario-egoera bultzatzeko teknikak saltzen dituztenak, emankortasunaren izenean. Askori ondo doakio horiekin; nik ez dut aproposik topatu. Ez naiz asko saiatu, agian. Musika dut lagunik onena jarioaren itsasoetan urperatzeko: musikak soinu-banda jartzen die proiektuei, forma ematen lagundu, kanpo-estimulu zein etenduren presentzia leundu (telefonoa hegaldi-moduan jartzea ere ez da ideia txarra). Dena den, ez dut jario-tarteen gaineko kontrolik. Bila ibilita ez lortzea ohikoa da. Zorionez, bila ibili gabe hartan zaudela ohartzea ere bai, eta ez lanean bakarrik: kirolean sarri gertatzen da; baita elkarrizketetan, edo haurrarekin jolasean, esaterako.

Jarioa zorion mota bat dela pentsatzen dut. Zorionak motarik ez duela ihardetsiko luke baten batek, zoriona bat dela. Jarioa zorion-egoeren muina da, orduan. Ez dago zorionaren kontzientziarik izaterik hartatik aldendu gabe; arrazionalizatzen dugun momentuan, geure buruari “zein zoriontsu naizen” esaten diogun segundoan, zorionaren eremutik irten gara, jarioa eten dugu. Selfie irribarretsu bat atera eta sare sozialetan argitaratzerako, zer esanik ez. Zoriona eta oraina bereizezinak dira; era kontzientean, zoriona gogoratu baino ezin dugu egin.

Posible da, finean, diseinatzaile zoriontsua izatea, tarteka behinik behin. Jarioak ez baitu fakturen berri, autonomoen baldintzen berri, bezeroen presaren berri. Horiek guztiak denboran kokatuta daude. Jarioa atenporala da. Jarioak hitzok eta idazlea fusionatzen gaitu. Ziur aski, testu honen uneren batean, ohartu ez naizela, zoriontsu izan naiz.

post8

Iniciar una tarea vinculada a la creatividad no siempre es fácil. No obstante, una vez en harina, existe un punto en el que la tarea, de alguna forma, desaparece. Diría que el propio individuo también desaparece. La comunión que se percibe con la actividad es tal que el contexto deja de ser; el individuo no tiene conciencia de todo esto, se encuentra plenamente inmerso en aquello que hace; es aquello que hace, que diría algún maestro japonés canoso. Al menos así lo experimento yo.

Según Wikipedia, el flujo (en inglés, flow) es un estado mental; en él la persona se halla sumergida en un quehacer determinado. Se caracteriza por un sentimiento de enfocar la energía, de total implicación con la tarea y de éxito en su realización. Esta sensación se tiene mientras la actividad está en curso.

A lo largo de la Historia numerosos escritores, artistas, filósofos y científicos han hecho referencia, de una u otra forma, al estado de flujo. Sin embargo, el concepto lo propuso un psicólogo de apellido impronunciable en 1975. Sostiene que los componentes de una experiencia de flujo son:

1. Objetivos claros.
2. Concentración y enfoque.
3. Retroalimentación directa e inmediata.
4. Equilibrio entre el nivel de habilidad y el desafío.
5. La actividad es intrínsecamente gratificante.

Y estos sus resultados:

1. Una pérdida del sentimiento de autoconocimiento.
2. Distorsión del sentido del tiempo.
3. Un sentimiento de control sobre la situación.
4. La actividad absorbe a la persona.

Vivo esta situación con frecuencia. El proceso creativo exige alejarse de la realidad, bailar al son de normas y parámetros particulares, olvidar todo lo externo por un rato. Con el tiempo, el estado de flujo genera dependencia. No hay creatividad decente sin flujo; se vuelve imprescindible para el diseñador. También para el músico, el poeta, el astrónomo y, en general, para cualquiera de esos seres distantes. Y no hay tratamiento para la flujodependencia.

Tener que alcanzar estados de flujo es emocionalmente complejo. Se requiere de una mínima estabilidad; recién enfadado con el vecino no hay manera de acceder a ninguna condición semejante. Tal y como refería al inicio, comenzar una tarea creativa no siempre es sencillo, y ponerse a ella es cláusula indispensable para aspirar al flujo. ¡Si al menos la procrastinación no nos tentase!

Dicen los gurús que el flujo está indefectiblemente unido al ahora. Odio los gurús, pero llevan razón en esto. En un estado de flujo no hay otra cosa que no sea el instante, y todos los instantes son uno. El transcurso del tiempo es un hecho meramente anecdótico. Cuando, tras un lapso de absoluta inmersión en un proyecto dado, nos descubre la mañana, la noche previa no ha existido. Ha habido un proyecto, su lenguaje, su universo particular y bastante café, pero nada más.

Son esos mismos gurús quienes, en nombre de la productividad, venden técnicas para fomentar estados de flujo. A muchos les va bien con ellas; yo no me adapto a ninguna. Tal vez no me he esforzado demasiado. La música es mi mejor aliada al tratar de zambullirme en los mares del flujo: la música dota a los proyectos de banda sonora, contribuye a darles forma, atenúa la presencia de estímulos externos e interrupciones (poner el móvil en modo avión tampoco es mala idea). Con todo, no tengo control alguno sobre mis situaciones de flujo. Es habitual no alcanzar dicho estado al pretenderlo. Por suerte, también lo es percatarse de que uno, sin preverlo, se halla sumergido. Y no solo en el trabajo: sucede a menudo al praticar deporte, en una conversación o, incluso, jugando con la descendencia.

Pienso que el flujo es un tipo de felicidad. Alguno replicará que la felicidad no tiene tipos, que es una. Entonces, el flujo es la esencia de los estados de felicidad. No es posible tener conciencia de la propia felicidad sin tomar distancia de ella; al racionalizarla, al decirnos “qué feliz soy”, hemos salido ya del frágil perímetro de la felicidad, hemos interrumpido el estado de flujo. Ni qué decir cuando nos hacemos un selfie sonriente y lo publicamos en redes. La felicidad y el ahora son indisolubles; de forma consciente, la felicidad no podemos más que rememorarla.

Es factible, en último término, ser un diseñador feliz, al menos a ratos. Y es que el flujo no entiende de facturas, de cuotas de autónomo, de prisas del cliente. Todos ellos están ubicados en el tiempo. El flujo, por contra, es atemporal. El flujo nos fusiona texto y escritor. Probablemente, en algún punto de este escrito, de manera inadvertida, he sido feliz.